sábado, 28 de enero de 2017

María elevada al cielo



María elevada al cielo nos indica la meta última de nuestra peregrinación terrestre. Nos recuerda que todo nuestro ser –espíritu, alma y cuerpo- está destinado a la plenitud de la vida: que quien vive y muere en el amor de Dios y del prójimo será transfigurado a imagen del cuerpo glorioso de Cristo resucitado (Ángelus, 15 de agosto 2008). 

Benedicto XVI

No hay comentarios:

Publicar un comentario