miércoles, 16 de mayo de 2018

Busqué


Busqué

Rafael Ángel Marañón
  

Busqué por todo el mundo aventar mi acedía,
Bebiendo de su engaño los suaves beleños, 
Que crueles me apresaban en mentirosos sueños, 
Y ciego, en mi pocilga, te ignoraba y huía. 

En el mundo no hallé, sino cardos y espinas, 
Promesa incumplidas y cantos de sirena, 
Y miré hacia ti, María, espléndida y serena,
Lanzando con el viento mis codicias dañinas. 

Empecé a comprender el misterio de Cristo, 
Por que en ti, fiel María, tuve el alma repleta 
De coraje y ejemplo al sentir la trompeta 
De tu canto apacible, pero seco y provisto. 

Plena de bendiciones, rebosante de amor 
Sin pedir una cuenta, ni hacer un reproche, 
Abriéndome las puertas de un invencible ardor. 

Y en el Cristo divino, encontré mi morada 
De vino y dulce hogaza, de blando y santo pan,
En un santo misterio de gozo inalterado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario