lunes, 18 de diciembre de 2017

Abrigo en María


Abrigo en María

Rafael Ángel Marañón


Ya tengo en ti abrigadero, 
Madre plena de beldad, 
En ti encontré libertad,
Y abundante abrevadero. 

Por la sangre del cordero 
Fui libre de mi maldad;
Y aprendí de tu humildad 
A entregarme por entero. 

De ti, virgencita, espero
Que me acojas en tu seno, 
Y trates de compañero. 

Porque en Jesús, mi Rey bueno
Encontré el dulce asidero,
Y en ti, mi descanso ameno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario