sábado, 10 de diciembre de 2016

El cielo es nuestra morada definitiva



El cielo es nuestra morada definitiva. Desde allí María, con su ejemplo,  nos anima a aceptar la voluntad de Dios, a no dejarnos seducir por las sugestiones falaces de todo lo que es efímero y pasajero, a no ceder ante las tentaciones del egoísmo y del mal que apagan en el corazón la alegría de la vida

Benedicto XVI

No hay comentarios:

Publicar un comentario