martes, 29 de noviembre de 2016

A Nuestra Señora del Camino



A Nuestra Señora del Camino

Padre Marcelo Rivas Sánchez


“Cuando me veas decaer.
Ayúdame Señora del camino”  

No todos los caminos son buenos.
Unos de piedra que nos hacen tropezar.
Unos de arena que nos hunden.
Unos de polvo que no dejan mirar
Y unos de pavimento que nos hacen correr
sin esperar a muchos que lentos avanzan.
Por eso, ayúdame, Señora del Camino.

Unos van y vienen.
Otros a punto de desmayar.
Algunos pidiendo dirección.
Ajenos queriendo dañar.
Ciertos encendiendo barricadas.
Terceros sentados esperan pasar.
Y muchos agobiados y perdidos.
Por eso, ayúdame, Señora del camino.

Los caminos son duros,
empinados y tortuosos
donde resbalan los pies más ligeros
y caen los cansados y viejos.
Esos caminos sin señales ni avisos
merman las fuerzas sacando sudores,
tropiezan, empujan y jadean
los que desde atrás vienen subiendo.
Por eso, ayúdame, Señora del Camino.

Son meros senderos de recuas,
caídos en el olvido
que sin follaje y flores
se desgastan día tras día.
Camino, camino de aquellos años de mozo
que hoy camino con la pena y sin gozo.
Por eso, ayúdame, Señora del camino.

Camino de amargos recuerdos
donde dejé mis mejores sudores.
Dame la calma de tus senderos.
Déjame beber la sabia de tus cactus.
Permíteme oír tu viento silente
y seguir la huella de las piedras de tus años.
Por eso, ayúdame, Señora del camino

Caminé y caminé sin detenerme,
llegando al final del camino
pude mirar con tristeza
que frente a mis ojos,
apagados por el sol incandescente,
otro camino más largo y deteriorado
al que había caminado
Por eso, ayúdame, Señora del camino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada