viernes, 16 de septiembre de 2016

NO EXISTE CURACIÓN SIN LA SANACIÓN DE LOS RECUERDOS


Lléname Señor de tu Vida, de tu Luz y de tu Amor.

No existe verdadera sanación sin la curación de tus recuerdos físicos o no físicos. Observa la figura del Iceberg: la parte superior representa lo que podemos ver (nuestro mundo consciente) y la parte inferior es lo que no podemos ver (nuestro mundo inconsciente, nuestro Corazón). Nuestros recuerdos físicos y no físicos que están guardados en esa dimensión inconsciente, es decir, en el Corazón. Todas las imágenes negativas que están en nuestro Corazón (inconsciente) deben ser reprogramadas, o dicho de otra forma, deben ser encontradas, abiertas y sanadas.

Nos preocupamos diariamente por cosas que nos están sucediendo y nos perturban y quisiéramos sanar inmediatamente eso que nos duele y aparece; caemos en cuenta que no podemos sanar eso que estamos viendo y experimentando, comprendemos que lo que estamos sintiendo es el reflejo de una situación mucho más compleja y oculta que no se deja apreciar a simple vista. Sentimos que existe un mundo enorme, guardado en el inconsciente de nuestras vidas, es decir, en nuestro Corazón; un mundo de imágenes y recuerdos que determinan nuestra conducta y comportamiento y que es precisamente allí donde hay mucho por sanar y reprogramar.

Viene entonces una pregunta, ¿Cómo se puede curar algo que sucedió en el pasado, sobre todo, si no te ocurrió a ti, como ocurre con los recuerdos generacionales?

La respuesta es sencilla: para el Corazón espiritual o mente inconsciente, donde reside toda la programación para estos asuntos, no existe ni pasado ni futuro, solo presente. Todo es inmediato. Aunque pensemos que los recuerdos residen en nuestro pasado, para nuestra mente inconsciente están en gran medida en nuestro presente y podemos acceder a ellos ahora mismo.

Te invito a entrar a esa parte inferior del iceberg, es decir, a tu Corazón, a tu mundo inconsciente, allí donde reside toda una programación de imágenes negativas, creencias equivocadas y memorias celulares destructivas que te están afectando, para encontrarlas, abrirlas y sanarlas. Ponte cómoda y haz esta oración y repítela varias veces cuando sientas incomodidad por algo que te pueda estar pasando.



Señor Jesús, yo te pido que todas las imágenes negativas conocidas y desconocidas, las creencias equivocadas, las memorias celulares destructivas y todos los asuntos relacionados con esto que estoy sintiendo en este momento, puedan ser encontrados, abiertos y sanados.
 Lléname Señor de tu Vida, de tu Luz y de tu Amor.

Fuente:http://blogdelpadreleo.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada