miércoles, 27 de febrero de 2013

Señor, ten piedad de mi



Frente a mi pecado,
Tenme piedad,
Pues ante ti, Señor
Está mi iniquidad
Siempre presente y tantas veces cometí.

Indigno, que lo soy,
Sólo un hombre más,
Que busca tu perdón,
Al no seguir por ti,
Con la alegría y la entrega de vivir.

Tu me llamaste en el dolor aquel,
Que tu ternura estaba de mi,
Al buscar, siempre lo mejor,
Ignoré tu ley que es amor.

Tu que caminas solo en la verdad,
Sufres la afrenta del mundo de hoy,
Contra tí, otros dioses más:
El placer, poder y tener.

Pones al mundo,
Frente a mi mirada,
Odios, hambre, muerte,
Frutos de injusticia,
Esta es tu pasión de hoy.

Mas yo, ingrato
Con indiferencia,
Vuelvo a llevarte,
Rumbo al Calvario,
Nuevamente a morir.

Al buscar lo mejor de la vida,
No quise ver tanto dolor,
Esta es mi presencia en tu muerte,
En todo esto, contra tí, SEÑOR PEQUÉ.

En tu muerte hay promesa de vida,
Vida que yo, quiero alcanzar,
Devolviendo tu amor a los hombres,
Por todo lo que contra tí, SEÑOR PEQUÉ.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada