sábado, 23 de febrero de 2013

Derramaré agua sobre el sediento suelo






Derramaré agua sobre el sediento suelo, raudales sobre la tierra seca. Derramaré mi espíritu sobre tu linaje, mi bendición sobre cuanto de ti nazca.
Crecerán como en medio de hierbas, como álamos junto a corrientes de aguas.
Isaías 44:3-4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada