jueves, 24 de enero de 2013

Salmo 80 - SOLEMNE RENOVACIÓN DE LA ALIANZA




Salmo 80 - SOLEMNE RENOVACIÓN DE LA ALIANZA

Aclamad a Dios, nuestra fuerza;
dad vítores al Dios de Jacob:

acompañad, tocad los panderos, 
las cítaras templadas y las arpas; 
tocad la trompeta por la luna nueva, 
por la luna llena, que es nuestra fiesta;

porque es una ley de Israel, 
un precepto del Dios de Jacob, 
una norma establecida para José 
al salir de Egipto.

Oigo un lenguaje desconocido: 
«Retiré sus hombros de la carga, 
y sus manos dejaron la espuerta.

Clamaste en la aflicción, y te libré, 
te respondí oculto entre los truenos, 
te puse a prueba junto a la fuente de Meribá.

Escucha, pueblo mío, doy testimonio contra ti; 
¡ojalá me escuchases, Israel!

No tendrás un dios extraño,
no adorarás un dios extranjero; 
yo soy el Señor Dios tuyo, 
que te saqué del país de Egipto; 
abre tu boca y yo la saciaré.

Pero mi pueblo no escuchó mi voz, 
Israel no quiso obedecer: 
los entregué a su corazón obstinado, 
para que anduviesen según sus antojos.

¡Ojalá me escuchase mi pueblo 
y caminase Israel por mi camino!: 
en un momento humillaría a sus enemigos 
y volvería mi mano contra sus adversarios;

los que aborrecen al Señor te adularían, 
y su suerte quedaría fijada; 
te alimentaría con flor de harina, 
te saciaría con miel silvestre.»

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario